La Madre de Jesús

Mary StatueLa historia más Hermosa que jamás se haya contado es la del nacimiento de neustro Señor Jesucristo. Y parte de esa hermosa historia es el relato de María, la madre de nuestro Señor.

Pero, aunque María es digna de todo honor como una mujer favorecida por Dios sobre todas las demás , y aunque era ciertamente una criatura espléndida, bella y piadosa, y aunqueera la madre de nuestro Señor, María no puede interceder ante Dios por nosotros, ni puede salvarnos, y, sobre todo, no debemos adorarla.  No hay nada el la Palabra de Dios más claro que esta verdad.

Consideremos esta verdad y comparémosla diligentemente con la enseñanaza de la Iglesia Católica Romana yla Palabra de Dios.  Las siguientes citas son tomadas del libro “The Glories of Mary” (Las glorias de María) escrito por el Cardenal San Alfonso di Liguori, uno de los escritores de meditaciones más reconocidos de la Iglesia Católica Romana, y de la Palabra de Dios, en la Versión Reina Valera 1909 de la Santa Biblia.  La nota del Editor de primero, dice: “Todo lo que nuestro santo ha escritoes, es de hecho un resumen de una tradición católica del tema que trata: no es un autor indivica del tema que; es, por así decirlo, la iglesia misma que nos habla por medio de la voz de sus profetas, sus apóstoles, sus pontífices, sus santos, sus doctors de todas las naciones y todas las eras.  No hay otro libro que parezca ser más digno de recomendación en este senttido que ‘The Glories of Mary’.”  Fíjese en los siguientes paralelos fatales.

A María se le otorga el lugar que le corresponde a Jesucristo

Iglesia Católica Romana:

“Y es ELLA hecha ciertamente una mediadora de paz entre los pecadores y Dios.”

“Los pecadores reciben perdón por… María ÚNICAMENTE”. –Páginas 82,83

“Cae y está PERDIDO quien no recurred a MARÍA”. –Página 94

La Palabra de Dios:

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre; el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, para testimonio a su debido tiempo.” 1 Timoteo 2:5,6

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” San Juan 14:6

María recibe más Gloria que Jesucristo

Iglesia Católica Romana:

“Seremos oídos más pronto…si recurrimos a María y clamamos a SU santo nombre, que si clamamos en el Nombre de Jesús nuestro Salvador”. –Página 136

“La santa iglesia ordena una ADORACIÓN singular MARÍA”. –Página 130

“Muchas cosas…son pedidas a Dios y no son otorgadas; son pedidas a MARÍA, y son otorgadas porque “Ella…es aún la Reina del Infierno y Dueña Soberana de los Diablos”. –Páginas 137, 141,143

La Palabra de Dios

“Y en ningún otro hay salvacion; porque no hay otro nombre bajo del cielo, dado a los hombres, en que debamos ser salvos”-Hechos 4:12.

“Sobre todo principado y potestad y potencia y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este mundo, sino tambien el venidero”  Efesios 1:21.

“pues también el Padre tales adoradores busca que le adoren”  Juan 4:23.

“Acerquemonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreosn 4:16.

María es la puerta al cielo en lugar de Jesucristo

Iglesia Católica Romana:

“María es llamada…la puerta al Cielo porque nadie puede entrar al Reino benditosin pasar por ELLA”.  Página 160

“El camino de Salvación no está abierto sino a través de MARÍA,” y con confianza en las manos de María …aquel que es protegido por MARÍA será Salvo, el que no, sera perdido”. –Página 169,170

La Palabra de Dios:

“Yo soy la puerta: el que por mí entrare, sera salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.” Juan10:9

“Yo, yo Jehová; y fuera de mí no hay quien salve” Isaías 43:11.

“Porque el Hijo del hombre vino a salvar lo que se había perdido.” Mateo 18:11.

A María le es dado el poder de Jesucristo

La Iglesia Católica Romana:

“Todo poder TE es dado en el Cielo y en la tierra a fin de que a la orden de MARÍA todos obedezcan, aún Dios…y de este modo…Dios ha colocado a toda la Iglesia…bajo el dominio de MARÍA.” –Páginas 180,181

La Palabra de Dios:

“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”  Mateo 28:18

“Para que al nombre de Jesús,  se doble toda rodilla; de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra” Filipenses 2 :10.

“y El es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia; él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga el preeminencia,”  Colosenses 1:18.

Es poco común la mención de María en todo el Nuevo Testamento y ella no pretende tener ninguna autoridad, ningún poder y no le es dada ninguna otra gloria que aquella de ser la “madre de Jesús.”  De hecho, María misma nos sugirió en su propio testimonio espléndido que en lugar de salvar a otros ella  necesitaba un Salvador: “Entonces María  dijo: Mi alma engrandece al Señor; y mi espíritu se regocijo en Dios mi Salvador”  Lucas 1:46,47.

Si María necesitaba tener a Cristo como su Salvador, y de hecho así era, cuánto más hemos de poner prontamente nuestra confianza en Jesús. “Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa” Hechos 16:31