29. Confesando Los Pecados Al Sacerdote

Confesando Los Pecados Al Sacerdote

La Posición Católica

¶1493 El que quiere obtener la reconciliación con Dios y con la Iglesia
debe confesar al sacerdote todos los pecados graves que no ha
confesado aún y de los que se acuerda tras examinar cuidadosamente
su conciencia. Sin ser necesaria, de suyo, la confesión de las
faltas veniales está recomendada vivamente por la Iglesia.

¶1456 La confesión de los pecados hecha al sacerdote constituye una parte
esencial del sacramento de la Penitencia: “En la confesión, los
penitentes deben enumerar todos los pecados mortales de que tienen
conciencia tras haberse examinado seriamente, incluso si estos
pecados son muy secretos y si han sido cometidos solamente contra los
dos últimos mandamientos del Decálogo, 40 pues, a veces, estos
pecados hieren más gravemente el alma y son más peligrosos que los
que han sido cometidos a la vista de todos”:

Cuando los fieles de Cristo se esfuerzan por confesar todos los pecados que
recuerdan, no se puede dudar que están presentando ante la
misericordia divina para su perdón todos los pecados que han
cometido. Quienes actúan de otro modo y callan conscientemente
algunos pecados, no están presentando ante la bondad divina nada que
pueda ser perdonado por mediación del sacerdote. Porque ‘si el
enfermo se avergüenza de descubrir su llaga al médico, la medicina
no cura lo que ignora.”

¶1446 Cristo instituyó el sacramento de la Penitencia en favor de todos
los miembros pecadores de su Iglesia, ante todo para los que, después
del Bautismo, hayan caído en el pecado grave y así hayan perdido la
gracia bautismal y lesionado la comunión eclesial. El sacramento de
la Penitencia ofrece a éstos una nueva posibilidad de convertirse y
de recuperar la gracia de la justificación. Los Padres de la Iglesia
presentan este sacramento como “la segunda tabla (de salvación)
después del naufragio que es la pérdida de la gracia”.

¶1457 Según el mandamiento de la Iglesia “todo fiel llegado a la edad
del uso de razón debe confesar, al menos una vez al año, los
pecados graves de que tiene conciencia”.43 “Quien tenga
conciencia de hallarse en pecado grave que no celebre la misa ni
comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión
sacramental a no ser que concurra un motivo grave y no haya
posibilidad de confesarse; y, en este caso, tenga presente que está
obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el
propósito de confesarse cuanto antes”.44 Los niños deben acceder
al sacramento de la Penitencia antes de recibir por primera vez la
Sagrada Comunión.

La Escritura Dice

Salmo 32:5
5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré
mis transgresiones a Jehová; y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

1 Juan 1:9
9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar
nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Salmo 51:2-3
2 Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.
3 Porque yo reconozco mis rebeliones; y mi pecado está siempre delante de mí.

Hebreos 10:19
19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el lugar
santísimo por la sangre de Jesús,

Hechos 8:18-21
18 Y cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los
apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero,
19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a
quien yo impusiere las manos, reciba el Espíritu Santo.
20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado
que el don de Dios se adquiere con dinero.
21 No tienes tú ni parte ni suerte en este asunto; porque tu corazón
no es recto delante de Dios.

Marcos 2:7
7 ¿Por qué habla Éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar
pecados, sino sólo Dios?

1 Timoteo 2:5
5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres,
Jesucristo hombre;

Comentario

  • ¿Confesarás tus pecados a un hombre pecador, o a un Dios santo?
  • ¿Esperarás hasta entrar a un confesionario, o confesarás tus pecados a Dios ahora mismo?